ivadecajaEl 28 de Septiembre de 2013 se aprueba en el BORME la ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores donde se regula el régimen especial del criterio de caja en el IVA. Este régimen permite a los contribuyentes retrasar el pago del IVA que repercuten en las ventas hasta el momento del cobro a sus clientes. Pero cuidado, no es oro todo lo que reluce y este nuevo “criterio” de devengo en el IVA tiene importantes limitaciones.

Quien puede acogerse al Régimen especial del criterio de Caja (RECC)

Se trata de un régimen optativo al que pueden optar los sujetos pasivos del impuesto cuyo volumen total de operaciones del año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros.

No pueden acogerse los contribuyentes cuando el total de cobros en efectivo que realice respecto de un mismo destinatario durante el año natural supere los 100.000 €.

¿Cómo darse de alta y de baja?

Los contribuyentes que quieran acogerse al RECC deben comunicarlo mediante declaración censal durante el mes de diciembre del año anterior. Si se quiere renunciar al régimen se debe comunicar mediante los mismos plazos y formas que la inclusión. La renuncia implica que el contribuyente no pueda acogerse al RECC durante los siguientes 3 años.

¿Qué operaciones se excluyen del RECC?

  • Las acogidas a los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, aplicable a los servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.
  • Exportaciones y entregas intracomunitarias de bienes.
  • Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  • Supuestos de inversión del sujeto pasivo.
  • Las importaciones y las operaciones asimiladas a importaciones. – autoconsumos de bienes y servicios.

¿Cómo funciona?

IVA REPERCUTIDO

El Criterio de caja del IVA implica que el IVA de las ventas se devenga en el momento del cobro de la factura. Hay sin embargo una importante limitación y es que el devengo del IVA no podrá ser nunca posterior al 31/12 del año en que se produce.

Esto quiere decir que si emitimos una factura el 01/04/14 y la cobramos el 21/12/14, el IVA de esas ventas se devenga en la declaración del 4ºT en vez de la declaración del 2ºT que le correspondería si aplicáramos el régimen general. Pagamos 6 meses más tarde de lo que lo pagaríamos si no hubiera criterio de caja. Sin embargo, si emitimos una factura el 15/12/14 y la cobramos el 15/05/15 ese IVA se devenga el 4ºT de 2014 puesto que el devengo no puede ser nunca posterior al 31/12. En este caso pagamos el IVA exactamente igual que si no hubiera criterio de caja.

IVA SOPORTADO

Una peculiaridad del RECC es el criterio de caja doble lo que supone que del mismo modo que el IVA repercutido no se devenga hasta el momento del cobro, con el límite del 31/12, el IVA soportado de nuestros gastos no es deducible hasta que se paguen las facturas con el límite también del 31/12.

¿Y si recibo una factura de un proveedor que está acogido al RECC.? Aunque el contribuyente no esté acogido al RECC va a tener que prestar especial atención a todas sus facturas recibidas a partir de 2014 ya que el derecho a la deducción de ese IVA soportado nace en el momento del pago de las facturas o el 31 de diciembre a aquel en que se haya realizado la operación si el pago no se ha producido. Es decir que aunque una empresa no le interese estar acogido al RECC solo va a poder deducirse el IVA soportado de las facturas de los acreedores que si estén acogidos al régimen cuando pague las facturas.

Obligaciones formales.

El 26 de Octubre se publicó en el BORME el Real Decreto 828/2013 que modifica el reglamento de IVA y regula las obligaciones formales del RECC. Se modifican los libros registros de IVA donde se deberán incorporar las fechas de cobro o pago y el medio utilizado, para los sujetos pasivos acogidos al RECC y los no acogidos al RECC pero que resulten ser destinatarios de operaciones que si lo están.

Obligaciones de facturación.

Se establece que toda factura y sus copias expedidas por los sujetos pasivos acogidos al régimen especial del criterio de caja, referentes a las operaciones a las que sea de aplicación el mismo, contendrá la mención“regimen especial del criterio de caja”

Conclusiones.

La entrada en vigor del RECC es una noticia positiva para mejorar la liquidez de empresas y profesionales pero presenta algunos inconvenientes:

  • El hecho de que el devengo no pueda ser nunca posterior al 31/12 limita la efectividad de este régimen.
  • Se incrementa enormemente la complejidad del IVA y la carga administrativa tanto para las empresas y profesionales que se acojan al RECC como para todas las que reciban servicios de empresas o profesionales que si están acogidos.
  • Supone una pérdida de competitividad para Pymes que se acojan al Régimen ya que aumenta la carga administrativa, la de sus clientes y limita la deducción del IVA de sus clientes.
  • Se limita a empresas que facturen menos de 2 millones de euros.