limite-efectivoLa ley 7/2012 del 29 de Octubre conocida como la ley de lucha contra el fraude prohíbe las transacciones en efectivo de cantidades superiores a 2.500 € para empresarios y profesionales.

Se establece que no podrán pagarse en efectivo operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

El importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional (Extranjeros).

A efectos del cálculo de las cantidades, se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios. Si una operación de 4.000 € se paga en dos plazos de 2.000 superará el límite de 2.500 y no se podrá pagar en efectivo.

Se entenderá por efectivo:

  • El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.
  • Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.
  • Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

Respecto a las operaciones superiores a 2.500 € que no puedan pagarse en efectivo, los empresarios y profesionales deberán conservar los justificantes del pago, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo.

La limitación de 2.500€ no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

Infracciones y sanciones

Serán infractores tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban cantidades en efectivo superiores a 2.500 € .El pagador y el receptor responderán de forma solidaria de la infracción lo que supone que la Agencia Tributaria podrá dirigirse indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos.

La infracción será grave.

La base de la sanción será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros y la sanción consistirá en multa del 25 por ciento de la base de la sanción.

Una de las partes no será responsable de la infracción si denuncia ante la Agencia Tributaria a la otra en un plazo de 3 meses. La presentación simultánea de denuncia por ambos intervinientes no exonerará de responsabilidad a ninguno de ellos.

La infracción prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido